La contaminación de piensos por micotoxinas es un desafío global que nos afecta a todos. ​

En BIONTE luchamos junto a tí para mitigar la presencia de micotoxinas en la alimentación animal y, por consiguiente , en la alimentación humana. ​

¿Dónde se encuentran principalmente las micotoxinas?​

Las micotoxinas están presentes principalmente en los cereales y sus subproductos, que son la principal fuente de energía en la nutrición animal.

Tras la ingesta de piensos contaminados por micotoxinas, se induce una variedad de efectos clínicos tales como: la reducción de parámetros productivos, la inmunosupresión, lesiones en órganos vitales, así como problemas de salud intestinal y del sistema nervioso y reproductivo. Todos estos efectos tóxicos mencionados dependen principalmente del tipo de micotoxina, su dosis y la especie animal.

Nuestro objetivo en BIŌNTE es, a través de la especialización y servicio técnico, ayudar a identificar y mitigar los efectos de las micotoxinas con el objetivo de que la nutrición animal sea más saludable y sostenible.

micotoxinas-en-alimentos-para-animales-donde-se-encuentran

Las micotoxinas, una aproximación

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud, las micotoxinas son sustancias tóxicas naturales producidas por hongos (mohos) y pueden estar en alimentos para animales o para consumo humano.

Estos hongos micotoxigénicos crecen con facilidad en varios cultivos y alimentos como en los cereales, frutos secos, especias, manzanas, granos de café, etc. y pueden ser perjudiciales para la salud aun en bajas concentraciones.

Por lo general, las micotoxinas crecen en entornos cálidos y húmedos, puesto que son muy resistentes a las altas temperaturas. En consecuencia, pueden aparecer en el proceso de secado de granos y en la mayor parte de las operaciones de procesamiento de alimentos y piensos.

La micotoxicosis (o enfermedades producidas por las micotoxinas) puede conllevar varios efectos adversos en la salud animal y humana; sus efectos pueden ser agudos por una exposición corta a dosis altas, o crónicos cuando el ser vivo se expone a la toxina en pequeñas cantidades por un largo período de tiempo.

Nuestra experiencia y especialización nos avala​

En BIŌNTE consideramos que la investigación en micotoxinas en alimentos para animales es cada vez más importante para enfrentar los desafíos globales de la industria alimentaria.

Es por este motivo que nos mantenemos en contacto permanente y colaboramos con profesores, centros de investigación, universidades y la comunidad científica en general con el fin de fortalecer nuestra estrategia de especialización y estudiar a fondo el trabajo de campo con nuestros clientes.

A partir de esta integración entre ciencia y praxis hemos logrado generar y aplicar información útil para combatir, prevenir y mitigar los efectos negativos de las micotoxinas y hemos desarrollado un producto eficaz, seguro y rentable: QUIMITŌX®.

Además, en BIŌNTE también contamos con un Laboratorio Oficial Acreditado donde aplicamos métodos precisos y fiables apoyados en equipos de análisis HPLC-MS/MS, uno de los equipos más sofisticados para el análisis de micotoxinas.

Y es que nuestro compromiso es ofrecer a nuestros clientes las mejores soluciones acorde a sus necesidades, la materia prima que utilizan, las especies de destino y las regiones donde se encuentran.

SOLUCIONES

¿Cómo minimizar el efecto de las micotoxinas? ​